Destilación de cantueso

En España llamamos cantueso a diferentes cosas, aunque muy parecidas entre ellas, diferentes primos hermanos de la lavanda silvestre. Si buscas aceite esencial de cantueso en la web, encuentras fundamentalmente de la especie Lavandula stoechas (cantueso “común”) y, si tiras un poco del hilo, también la subespecie luisieri (Lavanda Sevilla), muy valorada. Según “Flora ibérica”, L. luisieri es una forma intermedia entre Lavandula stoechas y Lavandula pedunculata.

Nuestro cantueso (Lavandula pedunculata) es diferente a los anteriores, se distingue fácil por esa “ramita” que eleva las flores del resto de la planta. Diferentes especies suponen diferencias en los aceites esenciales y en la exclusividad de los mismos. El aceite de Lavandula stoechas es relativamente común (aunque menos común que el de lavanda y, por lo tanto, más caro), mientras que el de Lavandula pedunculata (el nuestro) es más exclusivo dado que tiene un ámbito geográfico mucho más reducido y a penas se encuentra en el mercado.

El etnobotánico Laguna ya le atribuía al cantueso que purgaba la melancolía y confortaba el cerebro, los nervios y todos los instrumentos de los sentidos. Según él, es útil para “todas las enfermedades frías de la cabeza” … que elegante forma de llamarlo…🙂

Según los análisis de laboratorio que hemos hecho los componentes principales son el alcanfor, la fenchona, el linalool y el alfapineno. Estos componentes son los responsables de las propiedades que tienen como relajante en aromaterapia, además de propiedades que le hacen muy interesante en cosmética como cicatrizante, regenerador y anti-inflamatorio.

Para nosotros es una planta especial 🥰 Lo mejor es disfrutarla en el campo, dando un paseo y dejándote envolver por su olor. Pero, en estos días en que no podemos salir a disfrutar de esas sensaciones, utilizar su aceite esencial y/o su agua floral (hidrolato) es una buena alternativa para dejarnos llevar y transportarnos: darnos un chapuzón de aromas en un mar de cantuesos en flor mientras cerramos los ojos y nos ponemos un poco de aceite esencial en nuestros difusores.

Tiene dos usos principales muy diferenciados. Por un lado se puede usar en cosmética casera y jabones artesanales, por las propiedades que tiene para la piel. Por otro lado, quizás lo más común, se puede usar echando unas gotitas en los difusores/ambientadores para aromaterapia, beneficiándote sobre todo de las propiedades relajantes que tiene su olor. Hoy en día el uso de los difusores de aceites esenciales es muy común, pero si no se tienen (aparte de ser también un buen regalo en si mismo) se pueden hacer ambientadores tipo micado.

Además de estos usos más tradicionales para los aceites esenciales y para las agua florales, en estos tiempos que corren el agua floral es perfecto para perfumar las mascarillas 🙂

Si te interesa, puedes preguntarnos para ver dónde y cómo puedes comprar estos productos

Cumpliendo con la reglamentación REACH y CLP, tenemos a vuestra disposición las fichas de seguridad correspondientes al aceite esencial y al hidrolato de cantueso (Lavandula pedunculata). Contáctanos para más información al respecto.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close